Más películas que inspiran a respetar el medioambiente y los animales (8): Osos, monstruos y océanos

Con esta octava entrega llegamos a 80 películas ecoanimalistas. Incorporamos tres documentales y siete películas de ficción, que incluyen un corto animado y una película basada en hechos reales (aquí tienes más de este último género).

  1. ¿Para qué sirve un oso? (Tom Fernández, 2011): Una comedia maravillosa para hablar de los problemas ambientales. Dos hermanos asturianos (interpretados por Javier Cámara y Gonzalo de Castro) están enamorados de la Naturaleza. Uno es zoólogo y otro biólogo y tienen muchas diferencias, pero parece que ambos están de acuerdo en los desmanes que los humanos están causando a la naturaleza. Consciente del grave problema que se avecina, uno de ellos decide retirarse y no hacer nada, ya que está convencido de que nadie está interesado en actuar. Por cierto, esto recuerda nuestro querido cuento del Dr. Biología. Un momento memorable de la película es cuando Javier Cámara explica el Cambio Climático a unos niños en el colegio (no te lo pierdas, y fíjate que ya habla de «epidemias» y no porque fueran adivinos, sino porque la ciencia sabe bien desde hace años algunas de las consecuencias de esta crisis climática).
  1. Diez mil millones (Peter Webber, 2015): Es un documental que, de la mano de la Ciencia, explica muy claramente el porqué nuestra sociedad solo puede ir a peor (colapsar de una u otra forma). Cualquier ecologista moderadamente informado no encontrará en este documental cosas extraordinariamente originales, pero sí un buen montón de datos para poder argumentar. Por ejemplo: ¿Cuántos litros de agua requiere fabricar una hamburguesa? ¿Y criar un pollo? Si no lo sabes, haz tu cálculo y luego mira a ver si te acercas. Así entenderás por qué debemos reducir el consumo de carne (sea ecológica o normal). La superpoblación es un problema muy serio a nivel planetario, pero un problema aún mayor es el consumismo, especialmente de los ricos. La solución es simple, si queremos (y no, la solución no es comprar coches eléctricos). Un documental muy bien construido que puedes ver gratuitamente aquí. Quédate con esta frase: «El problema somos nosotros».
  1. El monstruo invisible (Javier Fesser, Guillermo Fesser, 2020): Un corto que puedes ver gratuitamente gracias a Acción Contra el Hambre. Nominado a los Oscars, cuenta la vida real de Aminodín trabajando en un vertedero de basuras en Filipinas. Los actores son los personajes reales en esta historia que nos emociona para reducir nuestros residuos. Tirar comida o plásticos tiene un grave efecto en los demás. A escala planetaria.
  1. Hermanos del viento (Gerardo Olivares, Otmar Penker, 2015): La cinta podría decirse que forma parte de una trilogía de Olivares sobre la relación del humano con los animales. Las otras dos son Entrelobos (2010) y El faro de las orcas (2016). En esta, un niño huérfano de madre y con mala relación con el padre, se refugia en la naturaleza, especialmente cuando encuentra un pollo de águila real, el cual había sido expulsado del nido por su hermano (cosa habitual en algunas aves). El águila se deja cuidar, pero cuando aprende a volar, el niño se verá en la disyuntiva entre liberarla para que viva su vida o encerrarla para que no escape. Hay escenas de innegable belleza, dignas de un gran documental y en las que uno no puede evitar preguntarse cómo han sido rodadas.
  1. Emigrantes (Migrants; Caby, Devise, Dupriez, Kubiak y Lermytte, 2021): Unos osos blancos de tela ven que algo raro está pasando en su mundo y sin querer se convierten en emigrantes en el ecosistema de los osos pardos de tela. ¿Los aceptarán o los expulsarán? Un corto animado que reúne dos dramas de máxima actualidad: la crisis climática y los refugiados ambientales. Realizado por Pole3D, puedes verlo gratuitamente aquí.
  1. Jacques (Jérôme Salle, 2016): Cuenta cómo se hizo famoso el oceanógrafo francés Jacques-Yves Cousteau. Él deja la marina y su esposa vende las joyas de su herencia para comprar un barco, el Calypso. Con él recorrerán los océanos investigando el mundo submarino. A sus dos hijos los meten en un internado. Años más tarde, su hijo Philippe se unirá al equipo como cámara y será él el que convierta a un científico ya famoso en un defensor de los mares ante las agresiones humanas (contaminación, pesca salvaje…). La esposa está magníficamente interpretada por Audrey Tautou, la protagonista de Amélie (Jean-Pierre Jeunet, 2001).
  1. Dersu Uzala (El cazador) (Akira Kurosawa, 1975): Unos militares rusos al mando del capitán Vladimir Arseniev están haciendo mapas en los bosques de la taiga siberiana. Por casualidad coinciden con Dersu Uzala (pronúnciense ambas palabras como agudas), un cazador nómada que perdió a su familia y que sabe bien leer y respetar la naturaleza. El capitán dice: «¡Qué insignificante es el hombre ante la naturaleza!». La humanidad muchas veces cree ser superior a las fuerzas naturales cuando solo está dañando su futuro. El estilo de vida de Dersu es tan respetuoso con la naturaleza que no puede criticarse que mate para comer. No tiene nada que ver con la caza deportiva actual, una actividad innecesaria y terriblemente dañina con la naturaleza. Por eso, la caza deportiva debe prohibirse totalmente, en todos los territorios, para todas las especies, como han hecho ya varios países. Puedes ver esta película en español aquí.
  1. Santuario (Alvaro Longoria, 2020): Carlos y Javier Bardem viajaron en el barco Artic Sunrise de Greenpeace para pedir la creación de la mayor reserva marina de la Tierra, en el mar de Weddell. Imágenes preciosas del fondo marino y de los paisajes antárticos. Puedes verlo aquí.
  1. No mires arriba (Don’t Look Up; Adam McKay, 2021): Una joven estudiante de Astronomía y su profesor descubren que un cometa va a colisionar con la Tierra en seis meses. A pesar de la gravedad del descubrimiento, nadie parece darle la relevancia que tiene. Es clara la similitud con la crisis climática. Es una sátira de la sumisión de las democracias a los poderes económicos. En la cinta se ve también el tecnooptimismo, el papel secundario de la ciencia, la imposibilidad de un debate serio y cómo se hace negocio con la tragedia (igual que con la COVID-19). Solo se escucha con cierta seriedad cuando el que habla es un hombre blanco, por lo que se refleja también el racismo y el machismo de (no solo) Estados Unidos. La posibilidad de crear empleos con el meteorito, extrayendo sus minerales, es un argumento visto por muchos como suficientemente bueno como para olvidar lo demás (igual que ocurre con las minas actuales y los efectos secundarios de las nuevas entidades).
  1. La sal de la Tierra (Wim Wenders, Juliano Ribeiro Salgado, 2014): El fotógrafo Sebastião Salgado tiene una mirada única. Este documental repasa su vida y su visión de una humanidad que cambia; y que hace cambiar el planeta. Él ha recorrido el mundo buscando escenas: conflictos internacionales, hambrunas, éxodos, territorios vírgenes, flora y fauna salvaje, paisajes alucinantes… un planeta digno de conservar, y no exclusivamente en fotos. Mirando la mano de una iguana, Salgado descubre que somos primos de las iguanas. Una tierra devastada de Brasil se convirtió en un bosque gracias a Salgado y su familia. Ahora es un parque nacional de Brasil. Para él cualquier zona devastada puede convertirse en un bosque maravilloso.

♥ Otras lecturas que pueden gustarte:

Comenta algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s