Matarife

Su padre le advirtió: “No lo hagas, por favor”. La sordera adolescente convirtió la rebeldía en orgullo; y el orgullo en valentía espuria. “Yo puedo”, afirmó. Y siguió diciendo y diciéndose. Todos olían la mentira. Años después, sin querer, confesó: “No puedo salir. Estoy atrapado. No sé hacer otra cosa”. Encerrado en la negra pintura… Leer más Matarife