Cosas que no deberían cabrearme (parte 2): cazadores, estresados y otros amargados

Si queréis que no me enfade con vosotros, tenéis que leer antes la primera parte. Es broma. Leed lo que os dé la gana y no os enfadéis por nada. No hagáis como yo, que soy un puñetero cascarrabias (aviso: torturaré a quien así me llame). Una cosa que me enfada hasta la médula espinal… Leer más Cosas que no deberían cabrearme (parte 2): cazadores, estresados y otros amargados

La huida

♦ NOTA: Desgraciadamente, esta es una historia inspirada en hechos reales. Mi nombre es Macarena (nombre real). No conocí ni a mi madre ni a mi padre. Según pude averiguar, ellos fueron esclavos en una granja, como yo, con derecho solo a comida y agua. También podíamos gritar, pero no servía de nada. Nadie parecía… Leer más La huida

Cosas que no deberían cabrearme (parte 1): ruidos, ordenadores y mucho más

Hay cosas que me desquician. No las soporto. No puedo con ellas. En cambio, mis conciudadanos viven tan felices. ¿Quién está perdiendo la cabeza? Pondré algunos ejemplos para que podáis opinar si estoy loco o, más bien, demasiado cuerdo. Malditos ruidos ¿Soy el único que se enfada por el endiablado ruido de las motos? Esas… Leer más Cosas que no deberían cabrearme (parte 1): ruidos, ordenadores y mucho más