Soneto de un asesinato

Los cazadores matan a muchos de sus perros cuando no les sirven

Su cadáver apareció colgando de un sauce hermoso.
Una cuerda raída oprimía su cuello delgado.
Desnudo mostraba sus costillas; era algo espantoso.
Desgarrado, el cuerpo herido se balanceaba colgado.

 ¿Quién pudo hacer algo así tan monstruoso?
Era joven y alegre, jocoso y nervioso, fiel y educado.
¿Quién pudo hacer algo tan horroroso?
Por la mañana lo vi jugando y parecía bien amado.

Lo bajamos con cariño, pero fue algo angustioso.
El culpable ha de pagar por la vida que ha acabado.
Hasta el árbol lloró al enterrar un ser tan amoroso.

Descubrimos al culpable con su escopeta encantado.
Un cazador que solo ama su vida, alguien peligroso.
Por un galgo ahorcado hoy mismo será denunciado.

Te gustarán otras poesías:Los cazadores matan a muchos de sus perros cuando no les sirven

4 comentarios sobre “Soneto de un asesinato

Comenta algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s