¿Qué nota le pondrías a tu amor?

La historia de amor entre Abel y Anabel, en poesía.Yo estaba allí cuando todo ocurrió.
Éramos estudiantes en la universidad.
Éramos jóvenes vividores en la ciudad.
Mi corazón lo vivió y se emocionó.

Yo, os lo juro, a Anabel la conocí primero.
Pero mi amigo se adelantó y me la arrebató.
No puedo reprocharle nada; nada le dije yo.
El flechazo entre Abel y Anabel funcionó.

Hacían una pareja como yo la quiero.
Reían y jugaban entre arrumacos.
Cantaban y bailaban como pajarracos.
Mi amigo, por un tiempo, me aparcó.

Yo me retiré primero, como un caballero.
Primero por respeto a nuestra amistad.
También por no sufrir, fue mi voluntad.
Abel y Anabel, su rima muy bien los unió.

Y es que sí, el amor siempre es así.
Es hermoso aunque duela.
Y nada nada te consuela.
Pero dicen que si duele, no es amor.

Él era metódico y elegante, cortés y ordenado.
Ella era alocada y despistada, sensible y amorosa.
Abel le ayudaba a estudiar, pero ella era curiosa.
Siempre tenía preguntas que él nunca contestó.

Ella suspendía o por los pelos sacaba un aprobado.
Mientras a él, sobresalientes y matrículas le daban.
Él se desesperaba y sospechaba que no encajaban.
Ella se esforzaba hasta que un día le preguntó:

¿Me quieres como soy o por cómo te gustaría que fuera?
Él se quedó pálido y avergonzado, en silencio paralizado.
“Eres torpe y sin cerebro; no sé cómo te he soportado”.
Sus hirientes palabras nunca jamás ella las olvidó.

“Tu corazón es un cactus con pinchos en el exterior”.
“Mi corazón tiene pinchos porque es sensible al amor”.
“Son para que no lo dañen por desamor”.
“Para que se acerquen con cariño”, afirmó.

Y es que sí, el amor siempre es así.
Es hermoso aunque duela.
Y nada nada te consuela.
Pero dicen que si duele, no es amor.

La pobre Anabel, lloró y lloró, y solo yo la consolé.
Le dije que no era posible gustar a todo el mundo.
Le dije que era valiosa, que no lo dudara un segundo.
Le hablé de todo su poder, hasta que lo entendió.

Abel se graduó y pronto a una multinacional se fue.
Nosotros trabajamos duro, y estudiamos mucho juntos.
Estudiando con ella, me fui interesando en sus asuntos.
Ecologista, animalista, vegana y también hortelana, como yo.

La belleza está en el interior, eso Anabel me enseñó.
Ella es hermosa, poderosa, misteriosa, y también graciosa,
Ella es asombrosa, ingeniosa, generosa, y también cariñosa.
Terminamos juntos la carrera y una ONG nos contrató.

Recorremos el mundo ayudando y siendo ayudados.
Recorremos el mundo juntos y jamás nos separamos.
Porque yo la vi primero y hace mucho que nos amamos.
Y nuestro amor siempre, para todo, nos impulsó.

Y es que sí, el amor siempre es así.
Es hermoso aunque duela.
Y nada nada te consuela.
Pero dicen que si duele, no es amor.

Ahora somos pareja, ambos uno sumamos.
Reímos y jugamos entre arrumacos.
Cantamos y bailamos como pajarracos.
Y nuestro amor nunca nunca acabó.

♥ Puede que también te guste leer:

20 comentarios sobre “¿Qué nota le pondrías a tu amor?

Comenta algo:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s